8/9/10

Mañana ya era hoy. El ayer había quedado sepultado por las sonrisas de esta mañana. Se sentía titánica frente a los obstáculos de la vida. Aunque días atrás había estado subsistiendo entre lágrimas, hoy había llegado la hora de estampar a su vida una sonrisa como la que ella tenía en el rostro.

1 comentario:

nube dijo...

Me encanta... no deja de asombrarme la manera en que un tiempo negro de repente y sin esperarlo se olvida y se ve todo blanco.

;)