14/2/11

Momentos de esperanzadora lucidez

Antes me sobraban razones para amarte. Hoy me faltan razones para quererte y me sobran para olvidarte. Pero tengo que superarte y si tengo que hacerlo a base de golpes, lo haré. Porque todo el mundo me dice que es cuestión de proponérmelo y si caigo 100 veces, 200 que me levanto, aunque sea con una sonrisa rota porque nadie dijo que las sonrisas estropeadas no valieran y más cuando son verdaderas.
Te devolvería todos y cada uno de los recuerdos, yo no los quiero incluso cuando fueron los que alimentaron mi alma durante un tiempo. Te devolvería cada beso, cada caricia, cada todo porque me cansé de sufrir y quiero que sea otra persona la que los llene y espero que en un futuro no muy lejano. Si pudiera elegir... nunca te hubiera mirado porque la felicidad hoy no me importa, no cuando la tristeza me inunda. Puede que cambie de opinión en un futuro, ahora sí, muy lejano y que te recuerde incluso sonriendo pero no hoy porque si los recuerdos fueran gotas de lluvia, yo ya hubiera muerto ahogada... o quizás me hubiera mudado a otro planeta para evitar mojarme los zapatos.
Me has roto, estropeado, incompletado, devastado... pero juro que saldré de esta con la cabeza alta, que no nací para sublevarme y menos para ser esclava, que nací para sonreír y escribir palabras de amor y llenar mi alacena de recuerdos maravillosos. Que por muchos golpes que me des y yo te cambie de mejilla, me haré más fuerte. Que me harás mucho daño y yo me sobrepondré para que un día llegue alguien y me pueda arreglar. Que deseo una espalda que contemplar en mi cama... que no sea la tuya. Que la palabra ''olvido'' se inventó porque realmente es posible. Y ya verás que acabaré teniéndola de sonrisa. Olvido... ya casi puedo saborearlo aunque mañana me venga tu rostro y las lágrimas me posean. Un brindis por la esperanza, por favor, que es posible y realmente está más cerca de lo que me puedo imaginar. Un brindis por mí, porque valgo la pena y estoy viva para darme cuenta. Que nací para enfrentarme al mundo... y sola.

2 comentarios:

Nelly dijo...

Algún día encontrarás a alguien que te ayude a llenar la alacena con recuerdos hermosos, hasta ese momento... sé fuerte y recuerda que si ahora te hace daño es porque un día te hizo feliz.
Un Beso y ánimo :)

Saray always smile. dijo...

Como todos yo también he pasado por eso. Al principio pensaba que nadie lo podía pasar tan mal como lo hacía yo, que mi corazón se consumía, que tenía que pasarlo completamente sola. Luego el tiempo barrió los sentimientos, y pude abrir los ojos. En todas partes veo lo mismo, lo mio no tenía nada de especial, era simplemente una persona más, entre millones y millones. El tiempo lo cura todo, y seguramente este no es el último, y todos igual, puede que el siguiente le quieras un poquito más que al anterior, y asi sucesivamente, hasta llegar al definitivo. Tiempo, no hay nada que puedas hacer, solo esperar. Un besito enorme :)