15/11/11

No es una historia bonita, es una historia de amor

Camufló los te amo en forma de te quiero porque era el único modo que tenía de enfrentar a sus ojos marrones. Dijo ''vente esta noche'' cuando en realidad quería decir ''no te vayas nunca''. Él se bebía sus ganas prometiendo ''ahora'' y jamás nombrando el futuro pero, aún así, no se imaginaba tener que olvidar a qué olía su pelo.

Se nombró sierva de su piel. Y ahí estaba, para amarla y adorarla, besarla y acariciarla. Él se deleitaba con la boca de ella paseando por su cuerpo. Y siempre se arrepintió de no decirle cuánto le gustaban sus besos. Surcó cada tramo de esa piel tan conocida. Conquistó cada hueco, lunar y cicatriz que se encontraba. Y poco a poco empezó a llenar con su nombre ese pequeño corazón que respiraba en el pecho del chico. Poco a poco. Quizás demasiado lento, demasiado tarde, quizás no a tiempo.

Invirtió sus días en postrarse a ese sentimiento que había reemplazado a la soledad y ahora la acompañaba por las noches. Y se prometió a sí misma mostrarle cómo de extraordinaria podría ser la vida si él aceptaba compartirla a su lado. La cabeza del chico negaba rotundamente mientras ahogaba los 'sí' que salían desbocados con un grito de su corazón. Los asfixiaba convirtiéndolos en un susurro inaudible que se perdía entre latido y latido.

-Un día yo me rendiré y tú vendrás a buscarme -se lamentó ella. Y así fue.

Dicen que el amor todo lo puede pero a veces la razón gana demasiadas batallas y el amor llega muy herido a la guerra. Lucha y sale vencedor pero a un precio muy alto. Y esto fue lo que ocurrió. Él sucumbió, dijo ''la amo, más que a mi vida, incluso'' mientras ella susurraba ''no puedo más, se acabó''. Corrió a buscarla pero no la encontró. El amor casi vencido, con vendas y bastón, gritó: ''creí que éramos infinitos''. ''Lo fuimos, durante mucho tiempo pero tus ojos preferían esconderse en el miedo'', respondió ella.

3 comentarios:

Nelly dijo...

Echaba de menos leete...
Me ha encantado el título, y el resto del texto, por supuesto.
Las historias de amor siempre tienen un toque triste.
Un Beso :)

David Nicolalde dijo...

"Un día yo me rendiré y tú vendrás a buscarme".
Esperanza

Dreamer dijo...

Me encanta como escribes, es increible como plasmas algunos momentos y como mucha gente se sentira identificada, yo incluida.
De verdad, genial.
Un besito :)