8/10/09

Inocente curiosidad... ¡PUM!



Subida en unas macetas, la pequeña Lu espiaba por la ventana a aquel hombre tan misterioso. A duras penas podía ver el interior de la habitación. Ni siquiera estando de puntillas como se encontraba.
Sólo podía ver su espalda. Estaba sentado en un escritorio, parecía que escribía.
Se agarró al alféizar. Sus talones se quedaron bailando en el aire. Distinguió cómo ese hombre escribía con un trazo, y otro, y otro, y ot…
¡Pum!
De repente, se cayó de culo. Más que la vergüenza –porque casi carecía de ella- el dolor la empujó a salir corriendo.
El Hombre Misterioso sólo alcanzó a ver unas convers corriendo a toda prisa. Sonrió. Algo le decía que ésa no iba a ser la última vez que la observaría huir.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola guapa, que tal, no sabes como me gusta leerte... como haces que vuele mi imaginacion...
He conocido, por ahora solo por telefono a un hombre 10 años mayor que yo, con 10 veces mas experiencia que yo... y con el que me gustaria vivir una experiencia, no pasajera...
Cada entrada, en donde reflejas la pasion me imagino con el..., me imagino su cuerpo, su olor... cada cosa que describes...
Solo te keria dar las gracias por esas letras, que unes, unas detras de otras, y de donde salen cosas tan preciosas, donde por un rato haces volar mi mente, mi cuerpo...
Te dejo mi mail porque ya no escribo en el blog, gracias a dios...
montseishon@hotmail.com
si puedes borra la direccion de aki para que no haya problemas, vale? espero tener contacto contigo...
Una vez mas, gracias.
Dulces besos bonita

Lilith dijo...

¿?¿? xDDDoooooooooooooooooooooook