21/12/10

El poema más hermoso del mundo


Acurrucada en la cama, ella se encuentra cobijada bajo una gran manta. Yo estoy en el escritorio. Tuve que hacerlo. Tuve que salir de su lado para coger una pluma y empezar a escribir, a escribirle. La observo desde lejos. Mi mano derecha garabatea en el papel, mientras ella respira soñando. Respira soñando porque ella es un sueño. Es imposible que tanto amor sea real y se lo confieso a la hoja en blanco, pero así es y aquí estoy, ansiando su cuerpo desnudo que yace habitando en el lado izquierdo de la cama. Yo escribo y escribo, hasta que las palabras de amor se agotan de mis dedos. Soy un poeta y ella es mi musa. Me inspira y me insufla vida a este corazón tan taciturno. Y la amo y ella me ama y eso es suficiente, es razón suficiente para seguir despertando cada día. Por ello, le compongo los poemas más hermosos del mundo pero yo no tengo ningún mérito. Todo lo tiene ella que es la musa que me inspira y la que contiene las palabras para crear los sonetos.

2 comentarios:

Nelly dijo...

Es precioso, me ha encantado.
Un Beso :)

La chica del abrigo rojo dijo...

cuánto echo de menos tus entradas... y a ti ! Pre-cio-sa